A caballo regalado ¡SI SE LE MIRAN LOS DIENTES!

/ lunes, 3 de diciembre de 2012 /


Hay un refrán que dice "A caballo regalado no se le miran los dientes" que básicamente quiere decir "Si te regalan algo, cógelo y no te quejes". Aunque si me regalan un caballo lo último que voy a pensar en mirarle los dientes (¿Dónde rayos voy a poner a mi caballo? ¡No puede entrar a mi casa y no cabe en mi patio!) creo que si es necesario mirarles los dientes.

¿Por qué?

Yo soy de las que piensan que todo alrededor tiene "energía" (No, no se vayan, ¡no hablaré de cosas raras!) y a veces cuando me regalan cosas he sentido esa "energía negativa" en los objetos que me dan.Sé que por respeto a la persona que da el regalado, no debo criticarlo pero, ¿y si el regalo tiene una connotación de "Toma tu maldita porquería, ya no puedes decir que no te regalé"? o de "No sé que hacer con esto, te lo regalo para ver si tú encuentras qué hacer con él". ¿No debería "mirarle los dientes al caballo" por respeto a mi misma? Digo, ¡la otra persona me está cogiendo de basurero! ¿No tengo yo derecho a quejarme?

Regalar lo regalado suele ser considerado algo tabú (Mi mamá siempre me dice que si regalo algo que me dieron tendré mala suerte), yo en lo personal no le veo lo malo siempre y cuando esté bien hecho. Me refiero a que, y volviendo a tomar al caballo de ejemplo, que si me regalas un caballo sarnoso, enfermo y sin  dientes, es bastante obvio que ya no lo quieres y a menos que yo sea una veterinaria y tu estés seguro de que yo salvaré al caballo, que me encantan y que con todo el gusto del mundo puedo hacerme cargo de él, pues yo no veo por qué tengo que aceptar un regalo tan indeseable. En cambio, si el caballo fue comprado especialmente para mí, aunque no me emocione tener uno, no veo la razón por la que le tenga que ver los dientes.


¿Por qué estoy hablando de caballos y regalos? Porque ya entramos a Diciembre (el mes que menos me gusta. ODIO LOS ANUNCIOS NAVIDEÑOS) y la gente siente una obligación de que hay que regalar a toda costa y terminan haciendo una especie de "venta de garage" sin vender y usan a uno para deshacerse de todas las cosas amontonadas que tienen por ahí.

Queridos lectores, NO ES OBLIGATORIO REGALAR EN NAVIDAD. Tampoco es obligatorio aceptar el regalo  por "educación" si te ofende. Y aunque el refrán diga que a los caballos regalados no se le miran los dientes, seamos sinceros, ¡es lo primero que miramos!

Así que si vas a regalar un caballo, ¡cepíllale los dientes!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Labels

About

 
Copyright © 2010 En mi humilde opinion, All rights reserved
Design by DZignine. Powered by Blogger