Copyright © En mi humilde opinion
Design by Dzignine
lunes, 13 de agosto de 2012

El projimo no necesita ayuda

¡Cuidado! A veces cuando alguien se hunde, hay que dejarlo hundirse.

Dos eventos en mi vida me animaron a escribir sobre por qué ayudar al projimo no es tan conveniente como lo ponen. 

1. Caminaba por la calle cuando vi a un señor de alrededor de 70 años pegado a una  pared sufriendo. Estaba sudoroso y estaba apunto de colapsar. Mi primera reacción fue decirle a un policia que estaba en la otra calle si se sabía el teléfono de los bomberos o la ambulancia para que lo ayuden. El policia me dijo que habia visto al señor pero que no podia hacer nada porque si llamaba a la ambulancia le iban a coger el nombre a él y cualquier cosa que le pase, lo harian responsable (por ejemplo, si se pone bien y le dan de alta, lo llamarían a él para que lo vinieran a buscar, si se muere, lo llamarían a él para que fuera a recoger el cadaver, etc) y me dijo que es una pena, pero que sería mejor que no me meta porque me harían responsable. También me dijo que uno no sabe quién era ese señor (por su vestimenta parecía un hombre pobre) y que uno no sabe si se le escapó a su familia o con quién está relacionado. Me quedé con los ojos como platos. No había pensado en nada de eso. Por suerte cuando volteé, las personas de alrededor empezaron a ayudarlo.

2. Una amiga mía tiene una amiga que tiene problemas económicos. Ella se acercó a mí y me comentó la situación de su amiga y que estaba buscando trabajo. Mientras me hablaba dijo "Yo podría conseguirle un trabajito a donde yo estoy pero es que no quiero que se enteren de que la conozco"....Esa es la clase de situación en la que uno le gustaría mirar qué clase de expresión puso uno, porque ella me dijo inmediatamente "Sí, yo sé. Suena a que soy mala, pero es que si en el trabajo me relacionan con ella, podría irme mal". Y la "amiga pobre" no es mala persona. Es que es pobre y ya.

Estos dos ejemplos me pusieron a pensar más profundamente sobre lo que significa a ayudar al prójimo y qué tan realista es tenderle la mano al que supuestamente lo necesita. 

Si brindo una ayuda...¿A qué precio pagaré mi buena acción?

Cuando estaba en la escuela era muy común para mi ser el paño de lágrimas de mis amigas por mis "habilidades para escuchar". Les hacía un favor al ayudarlas con sus problemas pero al pasar el tiempo, me di cuenta que de repente, sus problemas empezaron a ser los míos y mi vida de cierta forma ya no me pertenecía. Lloraba con ellas, reía con ellas. Y con frecuencia en vez de pensar en mi vida, pensaba en los problemas ajenos y como resolverlos mientras mi vida era desatendida. Mis problemas no importaban y aprendí a estar en segundo (yo diría en cuarto) plano.

¿Has visto grupos enfrentándose entre sí, y los que empezaron el lío no son los que pelean sino los amigos?. Una vez presencié una pelea en la calle de una mujer que andaba con dos amigas que le estaba reclamando algo a un tipo que parecía ser su pareja que andaba con otra, y la pareja empezaron a pelear (verbalmente) cuando la amiga de la muchacha le dijo a la amiga del tipo "¡tu eres una ****!"  inmediatamente empezaron a pegarse. Cuando las separaron, el tipo se llevó a la mujer y la otra muchacha se llevó su amiga. Los que debieron matarse, no lo hicieron. Al contrario, se alejaron amenazándose y ya.

¿De qué le valió a la amiga pelearse por un problema que no es el de ella? Apuesto a que ni siquiera le dieron las gracias.

Ayudar puede acarrear consecuencias que no todos estamos dispuestos a correr.

Yo siempre he dicho que las personas que les encanta ayudar y sólo ayudar y que viven para hacerlo tienen problemas serios. Olvidar tu vida para ayudar a los demás es falta de confianza y muestra un gran deseo de ser aceptado a cualquier precio por los otros.Cuando alguien intenta ayudar más allá de sus límites deja de ser el apoyo que la persona que está ayudando necesita e intenta convertirse en un super héroe que no es ni será. Al poner los problemas de los demás antes que los tuyos, empeorarás las cosas, porque vivirás una vida que, como dije anteriormente, no te corresponde y es muy probable que no recibas el mérito que esperabas (admitelo, hay cierta satisfación sazonada con ego cuando ayudas alguien) por ayudar a otros a ser mejores.

Tienes que tener cuidado de que cuando alguien te ayuda, es probable que use tu gratitud para pedir algo a cambio. Algo a lo que si te niegas, serás un maldito desagradecido que niega favores a tus amigos cuando ellos te dieron "todo" cuando estabas en problemas (Y cuando te lo echan en cara, te preguntas, ¿y dónde se quedó la parte desinteresada de haberme hecho el favor?).
 
Así que cuando vayas a ayudar ten en cuenta que...
 
1. No puedes ayudar a todo el mundo.
2. No sólo hay que ponerse en los zapatos del otro, ponte los tuyos de vez en cuando. Nadie se preocupará más por tí que tu mismo.

3. Llamar a alguien más calificado que tú es también una manera de ayudar.

4. Hay casos que son perdidos. Por más que quieras ayudar si la persona no quiere o no acepta su problema, no hay nada que ni tu ni la persona calificada que llamaste puedan hacer.
 
5. Antes de ayudar, analiza qué significaría brindar esa ayuda. Ofrecer esa mano amiga podría cambiar tu vida para bien...o para mal....o para peor. Incluso podría matarte (literalmente)

Como siempre digo, los extremos son malos. No es que andarás por la vida ignorando a todo el mundo, porque como dice Montaigne "Quien no vive de algún modo para los demás, tampoco vive para sí mismo."  es que mires y analices tus acciones y pienses hasta dónde estás dispuesto a llevar las consecuencias de tus actos (por más bondadosos que sean. Recuerda que hay grados de bondad.)

Te dejo unas cuantas citas sobre ayudar:

Ayuda a tus semejantes  a levantar su carga, pero no a llevarla  - Pitagoras
Servid cien veces, negaos una, y nadie se acordará más que de vuestra negativa - Plinio el Joven

2 comentarios:

  1. No hay mayor amor que aquel que da la vida por sus amigos.

    Estoy muy en contra de tu publicación.

    Jesucristo dijo, al que te pide.. Dale! y también dijo que si alguien te pide que lleves su carga una milla, llevasela 2 .

    Yo te pregunto, si vos estuvieses muriendo de hambre, acaso no te gustaría que alguien comparta su pan contigo ? .. Si tuvieses sed ? Si tuvieses frío ? que mejor que el calor de una manta y buen café ? ...

    Abri tus ojos amigo/a

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que dices pero lamentablemente no siempre se puede ayudar. A veces hay que dejar que la gente toque fondo para que se dé cuenta de sus errores y ahí se puede proceder a ayudar.

      También hay gente que se pone de vaga y solo porque sabe que lo ayudarán no hace nada por si mismo. Si alguien tiene hambre, se le podría dar comida, pero es mejor enseñarle a pescar que darle un pescado todos los días hasta le resto de su vida. (Un buen ejemplo sería que me conestaras ¿a cuantos desamparados estas alimentando tu ahora? Tu razonamiento es bonito, pero no realista).

      Como dije en mi publicación, los extremos son malos. No es que no ayudes. Es que sepas cuando esa ayuda será de provecho para el otro y tu esfuerzo no será inutil.

      Eliminar